viernes, 7 de agosto de 2020

LAS MEDUSAS, PEQUEÑAS GRANDES AMENAZAS PARA LOS BAÑISTAS


Aunque la playa sea un lugar placentero en el que desconectamos entre los rayos del sol y las olas del mar, existen algunas amenazas que inquietan a los bañistas. Hoy hablamos de las medusas y sus temidas picaduras.

Estos animales marinos son organismos planctónicos que viven suspendidos en el agua y cuyos tentáculos desprenden un veneno que puede llegar a ser muy peligroso.

Nuestro enfermero experto en Salud y Bienestar, Miguel Malavé, nos detalla lo que podríamos experimentar si nos picara una medusa.


Ante un ataque, lo primero que debemos hacer es limpiar la zona que ha estado en contacto con la medusa. Eso sí, nunca hay que frotarla. Hay que quitar los restos de tentáculos con unas pinzas, una tarjeta de plástico o a presión con agua salada.


También hemos de tener claro lo que no debemos hacer. No hay que aplicar agua dulce ni agua caliente, vendajes a presión, amoníaco, alcohol u orina.


Por norma general, aunque siempre hay excepciones, las picaduras no suelen ser graves y se deben al contacto accidental.