viernes, 24 de julio de 2020

LA DOBLE CARA DEL SOL: DESDE LA VITAMINA D HASTA UN CÁNCER DE PIEL


Broncearnos para lucir un moreno radiante es una de las actividades más comunes en la época estival. Pero, ojo, que puede convertirse en un arma de doble filo. Nuestro enfermero experto en salud y bienestar, Miguel Malavé, nos advierte de lo peligrosas que son las quemaduras solares.

El sol es nuestra fuente principal de vitamina D, aunque exponerse a sus radiaciones sin protección puede dañar nuestra piel, nuestros ojos, y provocarnos un envejecimiento prematuro, manchas, enfermedades cutáneas e incluso cáncer.


En caso de sufrir algún daño, la premisa básica es valorar ante qué tipo de herida nos encontramos para poder aplicar los remedios pertinentes.


Es mejor prevenir que curar. Por ello, hay que extremar la cautela en las horas más calurosas del día y, sobre todo, saber cómo usar las cremas solares.


Lo mejor para disfrutar de los rayos del sol es la precaución.