lunes, 1 de junio de 2020

IMAGEN: UNA PROCESIÓN DE LAS QUE VA POR DENTRO


Los rocieros valverdeños no han querido dejar sólo ni un segundo a su Simpecado la noche en la que la Virgen del Rocío hubiera salido a hombros de su templo. La de este Lunes de Pentecostés ha sido una madrugada diferente, aunque llena de emociones que trasladan a los romeros hasta la aldea almonteña. Si la fe mueve montañas, imagínense lo que puede hacer con los corazones.



A media noche, se produjo el rezo de la Matriz y, a partir de ahí y hasta el ángelus de este mediodía, grupos de 10 personas han velado, rezado y cantado en una procesión que ha ido por dentro.




Una noche fraternal y especial en la que los hermanos valverdeños han demostrado su devoción a la Blanca Paloma.

La Delegada de Culto de la hermandad, Luisa Moreno, ha destacado la emotividad que se ha respirado durante toda la guardia.


Un Rocío 2020 que no acaba aquí, y es que el Simpecado valverdeño estará cerca de sus devotos hasta el próximo miércoles por la noche, cuando los peregrinos lo hubieran acompañado a casa.