martes, 28 de abril de 2020

CONFESIONES DE UN CONFINAMIENTO: ASÍ PASAN LOS DÍAS LOS VALVERDEÑOS


Los días van cayendo como hojas en el municipio valverdeño. Para algunos, las horas parecen volar; para otros, no terminan de caer. Los más pequeños del hogar ya pueden ver la luz del sol, aunque sea una hora al día. El resto del tiempo, entre paredes, se entretienen con libros, dibujos o jugando sus hermanos. Volver al cole, con los amigos, ya lo consideran una necesidad.



Para los padres, la cuarentena está dejando un sabor agridulce. La rutina amarga más cuando sólo puedes salir para ir a trabajar, aunque el tener más tiempo para sus hijos endulza la espera.


Incluso, hay quien no tiene descanso. Los universitarios aseguran no verse las manos entre exámenes y entregas de trabajos. Ocupados, sí, pero algo cansados. 


Otros, sin embargo, han encontrado el equilibrio en su confinamiento. La lucha contra el Coronavirus y el aburrimiento está siendo dura, pero pelan con sus hobbies para no quedarse “fuera de combate”. 


Ánimo a todos. Un día más es uno menos.