viernes, 27 de marzo de 2020

EL VIRUS SE EXPANDE POR NUESTRAS COMARCAS


Desde que apareciera el primer caso confirmado de coronavirus en Valverde del Camino hace ahora dos semanas, la expansión de la enfermedad por nuestras comarcas no se ha detenido. Los ayuntamientos, aunque no todos, han ido confirmando los diferentes positivos en sus respectivas localidades.

En la Cuenca Minera, Minas de Riotinto fue la primera en anunciar el contagio de un vecino. Un caso “aislado y controlado”, según la alcaldesa, Rocío Díaz, quien aprovechaba un mensaje público para agradecer el trabajo de la sanidad pública.


A los pocos días, Nerva informaba de un nuevo caso. 

Esta vez, en la residencia de ancianos, donde ha tenido que intervenir la Unidad Militar de Emergencias, desinfectando cada rincón del centro ante la peligrosidad de su población de riesgo.

En el Andévalo, el Covid-19 también ha tenido una importante incidencia. Por ejemplo, en Santa Bárbara de Casa, hay tres casos confirmados. Sin embargo, el alcalde se ha tenido que enterar por sus familias. 

Una circunstancia que Leonardo Romero no ha dudado en criticar.


En otros municipios de la comarca, como San Bartolomé de la Torre, también han comunicado a sus vecinos la existencia de algún positivo.

Y si nos vamos a la Campiña onubense, tampoco allí se escapan del coronavirus. En Trigueros, hay también tres casos oficiales, por lo que el Ayuntamiento ha tenido que recurrir a extremar las medidas de  prevención.
Cristóbal Romero es su alcalde. 


Muy cerca de allí, en Beas, se conocen dos casos seguros y varias cuarentenas por la información de los familiares, pero no por comunicación oficial.

Ante esta situación, el regidor beasino, Diego Becerril, ha pedido calma y responsabilidad.


Lejos de nuestras comarcas de influencia, el coronavirus también ha campado a sus anchas hasta los 105 casos que se reparten por toda la provincia. En Almonte; en Lepe, donde ya se ha curado el primer infectado; en La Palma del Condado; en Huelva; o en Punta Umbría, donde ha muerto una de las dos personas que no han podido vencer al virus.