lunes, 8 de enero de 2018

LA SUSPENSIÓN DE LA CABALGATA EMPAÑA UNA NAVIDAD EN LA QUE VUELVEN A TRIUNFAR EL PROGRAMA MUNICIPAL Y LA CAMPAÑA DE LOS COMERCIANTES


Acaba la Navidad. Unas fiestas que en lo que respecta a Valverde ha concluido con la cara que supone el éxito de la programación municipal, una circunstancia que se produce año tras año; y la cruz de no poder haber visto a los Reyes Magos por las calles del municipio.

El concejal de Cultura y Festejos, Juan Francisco Alcaría, ha hecho valoración en nuestro magazine. Se muestra satisfecho de que la gran mayoría de las actividades hayan obtenido una importante afluencia de público y eso, ya sabemos, beneficia sobremanera a hosteleros y comerciantes.


El programa no sólo se ha centrado en la Plaza Ramón y Cajal. También ha visitado otros espacios, como el Mercado, la Sala de Exposiciones o el Teatro, donde los eventos también han tenido respuesta ciudadana y beneficios comerciales.

Como decíamos antes, el único punto negro ha sido la suspensión de la cabalgata. Fue un 5 de enero atípico. De esos que no se esperan, porque pocas veces los valverdeños se han quedado sin desfile, pero la lluvia así lo quiso y después de retrasar una hora la salida, a las 18 horas, quedó anulada definitivamente.


No era el año de la cabalgata. No se pudo adelantar ni atrasar por motivos varios y cuando marcaba la tradición, la lluvia lo estropeó todo.

El presidente de la asociación, David Asuero, también ha pasado por nuestro magazine para agradecer la comprensión de la gran mayoría de los vecinos.


Con la lluvia, finalizó una Navidad, que en el plano comercial también ha funcionado un año más con la campaña del Centro Comercial Abierto.