lunes, 3 de julio de 2017

UN NUEVO INCENDIO FORESTAL AMENAZÓ AYER A EL CERRO DE ANDÉVALO


El reloj marcaba las cuatro y media de la tarde cuando se dio la voz de alarma de lo que parecía ser un incendio que acechaba a los terrenos anexos a El Cerro de Andévalo, concretamente al paraje Casa del Tío Bernabé. Un incendio, que, gracias a la labor del Plan Infoca, pudo ser controlado antes de que cayera la noche. 

Pedro Romero es el alcalde de la localidad.


El fuego arrasó en torno a unas 20 hectáreas de pastizal y sembró el miedo cuando parecía acercarse al núcleo de población urbana. 

El daño en la fontanería de algunos cortijos y el desalojo de los animales de recintos cercanos fueron las consecuencias más sonoras.


También ha subrayado el alcalde que desde el mes de mayo este es el cuarto conato de incendio registrado en la localidad andevaleña, algo que ya empieza a preocupar. Todo apunta a que la mano del hombre vuelve a estar detrás de las llamas.


El triple de hectáreas que en 2016

La temporada de máxima alerta por riesgo de incendio ha arrancado con mal pie en Andalucía después de que las previsiones vaticinaran un verano acalorado ante la escasez de lluvias registradas meses atrás. En lo que va de año, se han calcinado casi alrededor de 9000 hectáreas de superficie, una cifra que triplica prácticamente las 3.363 hectáreas afectadas por el fuego en todo 2016. A modo de ejemplo, a mediados de julio del año pasado sólo se habían contabilizado 1.169 hectáreas arrasadas por incendios forestales. 

La mayor parte corresponde al siniestro de Moguer, el más grave registrado en España en lo que va de año, no sólo por la superficie quemada, 8.486 hectáreas de matorral y arbolado, sino por el gran valor ecológico del terreno afectado.