miércoles, 31 de mayo de 2017

EL BUEN TIEMPO LLENA LA COMITIVA DE PEREGRINOS Y LAS CALLES DE VECINOS PARA DESPEDIR A LA HERMANDAD


Caminando por los senderos de Niebla ya se encuentra la Hermandad del Rocío de Valverde. Ha sido una salida, la de esta mañana, emocionante, amparada por el buen tiempo y que comenzaba muy temprano con la misa de romeros.


El párroco, Servando Pedrero, ha oficiado esta Eucaristía, que reunía en la Casa Hermandad de Triana a los romeros valverdeños, antes de partir hasta la aldea almonteña.

Por encima de todos, radiante de felicidad, el hermano mayor, Alberto Batanero.


También ha deseado un Rocío sin incidencias el alcalde, Manolo Cayuela, quien se estrena este año como peregrino.


La Hermandad ha recorrido el casco urbano, arropado por los miles de vecinos que la han querido despedir. Uno de los espacios más multitudinarios ha sido la calle Real de Arriba. Recién estrenada para la ocasión.

Eso mismo recalcaban el presidente, Paco Losada, quien también se estrena en el cargo; el concejal de Cultura, Juan Francisco Alcaría.



A lo largo del trayecto, petaladas, entregas de ramos de flores y muchos, muchos ‘vivas’. Éstos son los del hermano Alfonso Macías en la puerta de su casa y los del alcalde en el Ayuntamiento.

ALFONSO MACÍAS


Especialmente emotivos han sido las imágenes recogidas en la casa del pregonero, Tomás Lorca, y en el pie de la Iglesia, cuando los alumnos del colegio María Auxiliadora le han cantado al Simpecado.


Entre todos los romeros, hay una persona que no pierde detalle de todo lo que ocurre. Es Almudena Gorgoño, que el año que viene cumple su sueño de ser hermana mayor del Rocío de Valverde.


Como todos los años, desde hace una década, acompaña a la de Valverde, su ahijada, la Hermandad de San Sebastián de los Reyes de Madrid. 

Jerónimo es uno de los fieles que hace el camino.


A esta hora, los peregrinos descansan en San Walabonso. Retomarán el rumbo hasta llegar a El Corchito, también en tierras iliplenses, para pasar la noche y coger fuerzas para el segundo y último día de mañana antes de entrar en la Aldea.