viernes, 24 de junio de 2016

LAS PREDICCIONES APUNTAN A UN VERANO MÁS CÁLIDO DE LO NORMAL EN ANDALUCÍA



Las predicciones meteorológicas apuntan a que este verano, contando como tal los meses de julio, agosto y septiembre de 2016 tras la reciente entrada en el periodo estival, habrá una mayor probabilidad de que las temperaturas alcancen valores superiores a los normales en Andalucía, como en el resto de España, salvo en el cuadrante noroccidental, sin diferencias significativas.

 Asimismo, en lo tocante a las lluvias, en este periodo es más probable que la precipitación sea inferior a los valores normales tanto en la comunidad autónoma como en el resto del país, según ha precisado el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Luis Fernando López Cotín, en rueda de prensa en Sevilla para presentar el análisis climatológico del trimestre marzo-mayo de 2016 y la predicción estacional veraniega. 

 Aunque los primeros días de julio se verán acompañados de un alivio térmico como consecuencia de masas de aire del Atlántico -a partir de la próxima semana los termómetros volverán a subir- en general la estación ha empezado con condiciones típicamente estivales, según ha expuesto López Cotín. Ello no significa que vayan a registrarse olas de calor, fenómenos que deben inscribirse a una importante porción de terreno durante al menos tres días consecutivos, aunque sí se contempla un verano "más cálido de lo normal", en base a las temperaturas del mar como valores más fiables de predicción y con una situación en la que, en términos de confort, la principal preocupación podría estar en las mínimas, ha dicho el delegado de Aemet en Andalucía, que también ha alertado sobre los índices de radiaciones ultravioleta propias de este periodo. 

Dentro de unas condiciones globales en las que la primavera puede calificarse de "calurosa", la situación de este periodo en Andalucía ha sido "diferente", al igual que en España, donde el registro de una anomalía negativa de medio grado hace que ésta sea la tercera primavera más fría que se ha registrado en lo que va de siglo XXI, rompiendo la tendencia establecida de aumento.