jueves, 19 de mayo de 2016

LA IMAGEN: VUELTA A CASA




El Simpecado de la Hermandad del Rocío de Valverde del Camino ya está en casa, después de una romería, marcada por la lluvia y sus inclemencias. Afortunadamente, el temporal pasó y dejó que la entrada de los rocieros en Valverde luciera con esplendor por las calles del centro. Fue una llegada atípica, pero especial. Quizá uno de los momentos más emotivos se vivió en el Ayuntamiento, con el canto de las niñas de las Hermanas de la Cruz.



La comitiva fue recorriendo todos y cada unos de los lugares por donde transcurre a la salida, pero a la inversa, camino de la Casa Hermandad. Uno de esos espacios de paso y parada obligatoria es en la casa del que fuera hermano mayor, Alfonso Macías, en la calle José Franco, donde no faltaron los ‘vivas’ a la Virgen.


Tampoco faltaron los ‘vivas’ al llegar el Simpecado a su Ermita., que junto con algunas sevillanas y el rezo de la Salve, puso el punto y final a una romería histórica por el sobresfuerzo que ha supuesto llegar este año ante a los pies de la Blanca Paloma.


Escuchábamos al teniente hermano mayor, Alberto Batanero, que ya cuenta los días, junto al resto de rocieros valverdeños, para la romería de 2017.